Áreas Quirúrgicas Desarrolladas

Áreas Quirúrgicas Desarrolladas

Infecciones de la Región Máxilo Facial 

Los Procesos Infecciosos de la Región Máxilo Facial afectan la región maxilofacial, desde un estado infeccioso inicial (Caries dentaria, Enfermedad de las encías, etc.) hasta que pueden llegan a ser procesos diseminados en la cara y el cuello pudiendo llegar a afectar regiones distantes. Las complicaciones pueden llegar a producir infecciones localizadas a un sitio postextracción (Alveolitis), infección de las encías (Abscesos periodontales), destrucción de piezas dentarias (destrucción de la corona por Caries, permanencia de Restos radiculares), inflamación de la encía de molares del juicio (Pericoronitis) muchas de las cuales pueden ser manejadas de manera ambulatoria con un tratamiento correspondiente dado por un Odontólogo competente.

El producto de una infección bacteriana que afecta a una pieza dentaria llega a necrosar la pulpa de esta, formando secreción purulenta (pus) el cual puede sobrepasar los límites dentarios y generar distintas complicaciones a distintos niveles. En la mayoría de los casos se llegan a formar estados patológicos mas complejos denominados Flegmones y Celulitis, que corresponderían a procesos infecciosos diseminados entre los espacios de la cabeza y cuello que pueden incluir compromiso de estado general, fiebre, malestar general, considerable aumento de volumen de la cara y/o cuello, entre otros signos y síntomas característicos, los que hacen necesario un manejo intrahospitalario del paciente.

Si el manejo no llegase a ser el adecuado, este tipo de complicaciones puede verse aún mas agudizado observándose pérdida de piezas dentarias, pérdida de hueso, Abscesos, osteomielitis, cicatrices faciales no deseables, diseminación del proceso infeccioso a espacios mas profundos a otros sistemas (compromiso a distancia en corazón, cerebro), shock séptico, falla orgánica múltiple y la muerte, en orden creciente de complicaciones.

Dentro de las consideraciones a tener en cuenta para el control de este tipo de complicaciones debemos tener en cuenta principalmente la localización de la infección, la capacidad de virulencia de los microorganismos inmiscuidos en la lesión, la capacidad de defensa (inmunológica) del paciente y la capacidad para adoptar las medidas iniciales mas acertadas para detener la enfermedad (atención por especialista), de manera oportuna y en un recinto hospitalario.

Un paciente hospitalizado con estas condiciones tiene que incluir principalmente un exhaustivo examen clínico (radiografías, Scanner, Exámenes de laboratorio), soporte antibiótico y/o analgésico intravenoso, la eliminación del agente causal y/o la generación de drenajes de manera de permitir una rápida eliminación de la secreción purulenta y con ello la recuperación pronta del paciente (además de realizar una monitorización permanente, reposo absoluto, alimentación especial, higiene reforzada y controles médicos sistemáticos y multidisciplinarios realizados en un centro hospitalario).

Como pueden observar, el cuidado y el aseo de la boca puede llegar a afectar gravemente una persona que, sin sufrir de otra enfermedad alguna, puede condicionar en el paciente el estado de salud general, la estética, las finanzas (al no poder trabajar, al pagar su tratamiento y la posterior rehabilitación), y la autoestima, lo cual se puede evitar con una sencilla rutina de controles periódicos a su Odontólogo general, el cual debiera tener controlado todo foco infeccioso incipiente que pudiera traer esta gran cantidad de patologías infecciosas.

Reserva en Línea

logo Máxilo Facial Iquique